Acerca de mi

Con Urano dominante en el Medio Cielo de mi carta natal y Escorpio en el Ascendente, ahora comprendo porqué desde pequeña me sentí atraída enormemente hacia todo cuanto tuviera que ver con el conocimiento, siempre sabiendo en mi interior que había algo especial, único “allá afuera” siempre con una sed de aprender más y más… Crecí en un hogar mucho muy católico y a escasos años de edad siempre cuestionaba a mi madre acerca de los evangelios que escuchaba en misa de cada domingo. Me emocionaba e intrigaba saber cómo es que Jesús podía realizar sanaciones tan milagrosas y maravillosas y siempre preguntaba cómo lo podía hacer. La religión no era algo para mí, ya que, lamentablemente mi madre nos obligaba a ir a misa cada domingo, nunca me gustó porque veía a las personas siendo amables y gentiles dentro de misa y siendo hostiles fuera del templo, desde ahí pensé que eso no servía para nada ya que no aportaba nada bueno en sus vidas, no había congruencia, perdón si hiero alguna susceptibilidad, ese era mi pensamiento desde niña…. Una vez que me casé jamás volví a asistir a misa, como dije antes, eso no era para mí, no me llenaba en lo más mínimo y como podrán imaginarse, alejada del mundo espiritual por completo, solo centré mi vida en el mundo material… De broma decía que era una “hija consentida de Dios” porque mi vida fue gentil durante muchos años, hasta que llegué a esa famosa “crisis” de los 40 pasé por momentos muy duros, difíciles, en los que perdí todo lo que tenía, comenzando por un divorcio, perdí mis 3 negocios, mi casa y para rematar roban mi auto. Fueron muchas, muchísimas noches sin dormir, en las que a media noche hablaba con Dios (porque ya no me quedaba nadie más a quien recurrir) y le decía que si existía me ayudara por favor a salir de tantos problemas, siempre imaginé que como somos miles de millones de seres humanos Él no podía escucharnos a todos al mismo tiempo, porque Él estaría escuchándonos como en una olla de grillos y que, si le hablaba mientras la gran mayoría dormía, tendría mayores probabilidades de ser escuchada... (ahora cuando hablo con Él nos reímos de esa idea) Pensaba y sentía que esas plegarias se perdieron en esas noches de insomnio, por más lágrimas, oraciones, desvelos y desventuras, nada parecía mejorar... y si antes no creía en Dios, pues con todo lo vivido mucho menos creía en Él... Por si eso fuera poco, me quedé sin dinero, ni siquiera para comprar un litro de leche para alimentar a mi pequeña hija, mucho menos para pagar una renta, cambié de casa muy seguido siempre buscando pagar una renta mucho menor… No sabía que rumbo tomaría mi vida, me sentía completamente perdida, buscaba trabajo y no lo conseguía, todas las puertas que tocaba permanecían cerradas sin importar cuánto intentara. Comencé a vender lo que fuera, bordados en punto de cruz, bordando a altas horas de la noche, galletas, gelatinas, manualidades, etc., Como último recurso decidí estudiar un Diplomado de Terapias Alternativas, pensé que por lo menos podría dar masajes a domicilio o en la casa donde vivía. Absorbía todas las energías negativas de los compañeros a quienes les daba masaje, terminaba con fuertes dolores de cabeza e incluso vómito durante horas. Uno de los maestros del diplomado me comentó que era porque absorbía las energías negativas, que esperara unos 10 meses cuando veríamos el módulo de manejo de energía y eso me ayudaría mucho. Cómo esperar 10 meses??!! si sentía que moría ??!! Un compañero me habló del Reiki y me comentó que probablemente me ayudaría para manejar la energía y no quedarme con todas las energías que me enfermaban, me recomendó un lugar para iniciarme y aprender. Jamás había escuchado acerca del Reiki, por lo tanto no sabía qué era, y la verdad no me importaba, lo que quería era tener algo que me ayudara a sentirme mejor. Así que llegué al curso de nivel 1, la teoría me pareció maravillosa ya que siempre quise conocer acerca de la energía y por fin estaba llegando a mi vida. El día de la iniciación, no sabía que esperar, pero cuál va siendo mi sorpresa que para comenzar la práctica, antes de terminar mi oración para pedir ser canal de la energía universal, apareció ese calor tan hermoso en mis manos, que comencé a llorar! Y pensé: ¡"me estás escuchando"!, ¡"siempre me has escuchado"!, ¡"todas esas noches de desvelo, ahí estuviste Tú...!", ¡"esta energía te la estoy pidiendo a Ti y aquí está, como por arte de magia manifestándose en mis manos..!"... Qué pena tan enorme, qué vergüenza! tantas cosas que dije en esas noches de angustia! y ahí estaba la energía manifestándose en mis manos! Una de las muestras más grandes del amor infinito de mi Padre Creador! Qué si el Reiki funciona? Qué si el Reiki es bueno? No lo sé para los demás, pero para mí fue el milagro que estaba esperando desde siempre! Para mí el Reiki me acercó a Dios y me hizo creer en su existencia porque lo estaba sintiendo en mis manos! así de sencillo, así de simple! y lo más importante de todo, no solo lo sentí en mis manos, lo sentí como una fuerza milagrosa en mi corazón! Desde entonces amo el Reiki y estaré eternamente agradecida porque llegó a mi vida, la tocó y la cambió, ya que Reiki es mucho más que una técnica de sanación, Reiki me acercó a la divinidad que reside en mí y en todo lo que nos rodea… Y ahí comencé este caminar por el mundo de la energía y una cosa fue llevándome a otra, siempre pensé en aprender más y más, prepararme para ser una buena terapeuta. Después comencé a estudiar a los Ángeles, comenzaron a llegar libros sobre estos maravillosos seres de luz, libros que me fueron regalando, porque aún los recursos materiales no llegaban como me hubiera gustado, y por supuesto experimentando conmigo misma. Continué estudiando Energía Universal, terminé mi Diplomado de Terapias Alternativas de 2 años y medio, Aromaterapia, Quiropráctica, etc., dando terapias y tratando de continuar con este maravilloso aprendizaje. Terminé mis 3 primeros niveles de Reiki y luego la maestría de Usui (la cual fue un regalo de un amigo cuya misión fue acercarme al mundo maravilloso de la energía –y al amor de Dios-.) Siendo honesta, recibí muchísima ayuda del Cielo para poder tomar esos cursos y diplomados, cuando me decidía a tomar alguno siempre el pretexto era si me iba a alcanzar el dinero, si lo podría pagar, la verdad muchas veces me senté a hacer cuentas y nunca supe de dónde salió el dinero, porque las cuentas nunca cuadraron. Qué te quiero decir con esto? Que Dios siempre nos provee y más si lo que estamos haciendo es invertir en nuestro crecimiento espiritual, abrirá caminos donde no los hay… así que, si tú estás pasando por alguna situación similar te invito a pedir ayuda a Dios que con toda certeza llegará, deja de decir “no tengo” o “no puedo” porque la ayuda siempre lloverá del Cielo! Una amiga me comentó que tomaría un taller de sanación con obsidiana, y como ya me había "infectado con el virus del conocimiento", me sentí atraída por todo lo que fuera aprendizaje y allá fui, con la mente y el corazón abiertos, sin expectativas... Si era un taller de sanación con obsidiana, pero iba mucho más allá, era un Taller de conocimiento Maya, woow! siempre me sentí atraída hacia todo lo relacionado con Mayas! y nuevamente el Universo me sorprendía con algo maravilloso! Dentro de ese taller conocí mis nahuales (energías) mayas y los 3 principales me indicaban que soy guía espiritual, quien sabe qué sería eso pero me sonó muy interesante… cómo aprendí en ese taller, cómo lloré, cómo sané, cómo liberé..! y por fin, encontré mi misión de vida!!! Comencé a escuchar a mis maestros espirituales, los cuales me decían una y otra vez que debía impartir ese taller, pero cómo???!!! Jamás, ni por error cruzó por mi mente el impartir cursos, pero la vida nos va poniendo personas maravillosas que nos acompañan en nuestro caminar y nos "invitan" a hacer algo más que no estaba planeado. Gracias Ángeles por ser ese ángel que llegó a invitarme a dar cursos. Gracias a mis guías que me daban lata por las noches y no me dejaban dormir diciéndome una y otra vez: "tienes que impartir ese taller..!!!" Y así llegó otra aventura! empecé a impartir ese mágico Taller que había cambiado mi vida y la sigue cambiando hasta la fecha! Comencé a grabar audios para realizar mis meditaciones, ya que al estar escritas tenía que estar abriendo los ojos una y otra vez para leer qué seguía, comencé a compartirlos con algunos de mis alumnos que asistían a cursos y de ahí continué grabando cada vez más y más. Sé que no es algo profesional como me gustaría, pero he recibido tantos mensajes agradeciendo por ellos, una de ellos de mi querida amiga Marina desde Israel quien los compartió con mujeres maltratadas y su mensaje llegó tan profundo en mi alma, jamás imaginé que llegaran a lugares tan lejanos, que eso me motiva a seguir grabando y compartiendo. Algo que tampoco estaba dentro de mis planes... Y luego continué mis estudios en Astrología, Flores de Bach, Liberación de emociones, Sanación con Cuarzos, etc., en la actualidad contando con varias maestrías en diferentes sistemas Reiki. Mi comunicación con los Ángeles ha ido aumentando y de ahí desarrollé el Taller Tejiendo tu Vida con los Ángeles o Terapia de Sanación con Ángeles y muchos otros cursos más. Ceremonias Mayas, Ceremonias Espirituales, etc. En el 2013 abrí un grupo en Facebook y comencé a brindar sintonizaciones gratuitas a distancia, en las cuales cada viernes le enviaba a cada alumno el manual y enlace para descarga de las meditaciones por mensaje privado, la verdad era una odisea. Posteriormente abrí grupos secretos donde les publicaba el material y cada quien lo descargaba, en verdad que era una labor titánica, absorbía gran parte de mi tiempo, lo fui reduciendo a 2 viernes por mes, después un viernes por mes, hasta que, después de 3 años decidí dejar de hacerlo y dedicar ese tiempo para seguir aprendiendo o más bien recordando lo que todos nosotros ya sabemos y hemos olvidado, seguir tomando más y más cursos… Porqué decidí compartir un poco de lo que he ido aprendiendo a lo largo de tantos años? por una simple razón: cuando mi vida era un caos me hubiera gustado recibir ayuda de alguien más y no la tuve, si no tenía ni para comprar un litro de leche, mucho menos para comprar un libro, me tocó picar piedra? si, muchas veces. Así que, alguna vez le dije a Dios, que si compartiendo lo que sabía podía ayudar a una sola persona que estuviera en las mismas condiciones que yo estuve, me daría por bien servida, y así, aprovechando las herramientas que nos brinda esta hermosa Era Acuariana como lo son las redes sociales he encontrado cómo compartir y brindar sostén, acompañamiento y sobre todo, conocimiento… En 2017 nuevamente he retomado el compartir en varias páginas y grupos en Facebook, YouTube, Instagram, meditaciones y audios en SoundCloud e Ivoox de manera gratuita y lo hago con el corazón, aunque te recuerdo que no esperes que todo lo que llegue a ti sea gratis, debes trabajar por lo que quieres, debes trabajar para aprender, para salir de donde estás, evita a toda costa caer en el victimismo de "pobrecito de mí", "es que yo no puedo", etc. Créeme, claro que se puede! yo estuve ahí muchas veces durante muchos años, donde tal vez tú estás en este momento y te lo repito, no sé cómo le hice, aunque el Universo sí supo cómo guiarme, sostenerme, proveerme y salir adelante! Creo que lo más importante es la actitud que tenemos ante la vida... Dios nos ha dado las herramientas para salir de donde estemos, pide y se te dará, aunque es indispensable hacer lo que te corresponde y no esperar que todo te caiga del cielo. Ahora entiendo y siento en mi corazón que debía pasar por todo ese proceso para recordar, para crecer, para fortalecerme, para renacer de las cenizas como el Ave Fénix, era parte de mi proceso, así lo eligió mi alma, lo más importante al final de todo ha sido encontrar a Dios en mi corazón, ahora mi Fe es enorme, nada ni nadie puede mover el amor que siento hacia Dios y su maravillosa Creación. Agradezco y bendigo mi proceso, gracias a todo ello estoy donde estoy, amo lo que soy,amo lo que hago! Amo impartir cursos, porque es maravilloso verlos "recordar" lo que ya sabemos porque somos parte de la Conciencia Universal y ese conocimiento ya reside en nosotros, amo verlos practicar, preguntar, realizar sus sanaciones y sobre todo, verlos crecer espiritualmente, en verdad que YO SOY una hija “consentida” del Padre. Amo brindar terapias, me he dado cuenta que hay muchísimos seres humanos que han perdido el camino y/o con su alma lastimada, amo ser testigo de cambios radicales, ver rostros sonrientes, liberados, escuchar un "gracias" es uno de los alimentos más hermosos que mi alma pueda recibir. Sigo recordando día con día, soy una eterna e incansable aprendiz, siempre leyendo, estudiando, investigando, tomando cursos y diplomados, amo lo que hago y lo hago con muchísimo amor y así lo haré hasta el último día de mi existir en este maravilloso, mágico y bendito planeta Tierra al que amo con todo mi Ser. Gracias por coincidir! Gracias por llegar a mi vida para compartir tu luz conmigo. Recibe un abrazo fuerte de corazón a corazón. Con amor infinito, Coccó Ruíz.